miércoles, 18 de marzo de 2015

Vuelta al Midi con esquís sin ver el Midi

Sábado 14 de Marzo de 2015


Vuelta al Midi d'Osseau con Esquís: Un día gore-tex en el que dimos la vuelta casi a tientas....


Con un tiempo decepcionante, nos pudo el optimismo y las ganas. En una jornada donde casi rozamos la temeridad, nos atrevimos a dar la vuelta al Midi con una visibilidad entre mala y nula.

En un último momento, me apunto a  la cita, y en este "Encuentro improvisado de blogueros" acudimos David Naval, Sara Montesa y Rafa "Free Rider". Nos ponemos cara, ya que hasta hoy sólo nos conocíamos "virtualmente", y tomando un café decidimos qué hacer viendo como nieva. 

Lo más sensato sería quedarse en casa junto al fuego... pero ya que estamos aquí, salimos a ver que se puede hacer.... y así, con ese "vamos un poco más, a ver que pasa, ..." terminamos dando la vuelta al Midi, en unas condiciones de visibilidad realmente lamentables.  En previsión de una posible retirada, acometemos la vuelta en sentido inverso al habitual. Yo no la había hecho nunca en este sentido, y no me ha defraudado.

De no ser por el GPS hubiera sido imposible, a pesar de conocer bien la zona. Por momentos no sabíamos si bajábamos o subíamos.


9:00 Arrancamos desde la Frontera del Portalet, nieva y no hay visibilidad. La carretera esta blanca, y por si acaso la cierran los franceses, dejamos el coche arriba y comenzamos esquiando por la carretera.




Arrancamos desde la Frontera del Portalet

Comenzamos esquiando por la carretera



No somos los únicos, vemos algún que otro grupo también animado. Como la visibilidad es pésima, cada uno trazamos una huella por dónde intuíamos podía ser la subida más lógica. 

Guiados por el GPS, por la intuición y por la percepción del terreno, ya que en ocasiones no apreciábamos nada del relieve. Vamos haciendo camino. A ratos levanta algo la niebla, pero cuando más, lo justo para ver poco más de 300 metros. Sirva para ilustrar la situación, que desde la carretera no se veía ningún refugio del circo de Aneou.


Rato de máxima visibilidad....

10:25 Alcanzamos el Collado de L'Lou. Si hasta ahora todo ha sido niebla, una nevada suave y nada de viento, en el collado las condiciones cambian, y nos azota un fuerte viento. No llegamos ni a parar, sin consensuar, sin quitar focas, continuamos hacia el Pene de Peygeret, un rincón al abrigo del aire que suele guardar buena nieve.


Llegando al Collado de L'Lou. Al fondo se intuyen dos que seguían nuestra huella.

Efectivamente, al abrigo del viento quitamos pieles, y emprendemos un descenso hacia la Cabaña de Quebottes. Nos sorprende la nevada, esperábamos 5 cm de nieve, pero tenemos casi 20 cm, y como hace frío la nieve esta suelta sobre la nieve dura de días atrás. Tras los primeros metros de adaptación, comenzamos un descenso glorioso, sólo dificultado por la falta de visibilidad, pero conforme perdemos altura, la niebla agarrada arriba, nos deja ir viendo más y más.


Desde debajo del Pene de Peygeret, la visibilidad va mejorando. 

 Un descenso glorioso que mejora conforme mejora la visibilidad y en nieve excelente.

Continuamos bajando, rumbo norte, hacia las Cabañas de Quebotte, pero al llegar al rellano inferior, antes de la pala que nos lleva a las cabañas y al río, nos tiramos a la derecha, sin perder altura, para meternos un poco por el bosque, sin un camino claro, pero guiados por la intuición y algo de fortuna, vamos buscando salir del bosque, por suaves palas, con una nieve suelta, fría, sobre la que deslizamos con placer, hasta que por fin vemos la Cabaña de Cap de Pont y realizamos otro buen descenso.


Con una nieve suelta, flotamos hacia la Cabaña de Cap de Pount.

Ya vemos la Cabaña de Cap de Pount.

11:20 Entramos al refugio Cap de Pount, bastante acogedor, que cuenta incluso hasta con "biblioteca" coincidimos con dos franceses que han subido para hacer noche y al día siguiente estrenar la temporada de pesca. Echamos un trago, recuperamos algo de calor y continuamos para abajo.


la Cabaña de Cap de Pount.

Detalle interior. 

Detalle interior. 


Nada más salir del refugio, a la derecha del río, sin perder altura hasta cruzar un pequeño cortado, después ya nos dejamos caer al llano, y aprovechamos la huella de los raquetistas para deslizar, andando con el talón suelto, pero con buena nieve. 



Pasado el cortado junto al río, nos dejamos caer al llano

Nieva, pero cruzar el llano es llevadero.

Bonitas estampas.

Poco a poco mejora la visibilidad...


En cota baja, aunque no ha parado de nevar suavemente, algo mejora la visibilidad, y tras cruzar todo el llano, nos metemos en la pista que recorre el bosque. Sin duda el tramo más bonita de la jornada, porque la nevada copiosa le ha dejado un aspecto invernal muy guapo.
Sara al entrar al bosque



Preciosa nevada




En el descenso hasta Bious Artigues, hasta esquiamos con el talón suelto. Aunque tengo que poner cera para evitar zuecos (tantas rayas en la suela es lo que tiene...) corremos sin mucho esfuerzo hasta la presa. El día mejora, y esperamos la llegada de una ventana de buen tiempo que no llegaría...  (o que sólo duró unos minutos, lo que nos costó cruzar el bosque).


Llegando a la Presa de Bious.


Se acaba el descenso, y toca poner focas y para arriba.

12:45 Presa de Bious Artigues- Emprendemos la subida final. Al principio hay una huella, pero no durará mucho. Y nos tocará abrir huella, y sobre todo, buscar el camino. De nuevo el GPS se hace imprescindible, gracias al track que lleva David, vamos acertando con el recorrido. Hay ratos de nula visibilidad, sin ver relieve... esquí por sensaciones...






Superado el primer collado (Col de Long de Magnabait), cruzamos el llano y vamos subiendo,  flanqueando el bosque.


Por encima del Plaa de la Quebee con niebla intensa.

 Pasamos por encima de la Cabaña de Magnabait, y tras un tramo con buena visibilidad, pasamos a otro con niebla intensa, que nos exige orientación y esfuerzo para abrir huella. 


Pasamos por encima de la Cabaña de Magnabait


Seguimos subiendo, hasta afrontar el tramo más tieso. Sale nieve dura, cruzamos un nevero donde mis compañeros ponen cuchillas, y poco después, alcanzamos el collado de Suzon un poco por encima de lo normal (con la niebla no lo veíamos). Toda la subida nos lleva 2h30', más de lo normal.


Niebla, viento y cuchillas en el tramo final


15:15 Nos recibe una ventisca horrible, con fuerte viento y nula visibilidad. Encima no hay nieve. Tenemos que descalzarnos, y bajar andando hasta conectar con el sendero. 



Ventisca en el collado de Suzon 


Nos volvemos a calzar esquís. David se da cuenta que ha perdido una cuchilla en este tramo, y aunque sube a buscarla, entre la nieve polvo y la ventisca, no tiene fortuna...

Con focas puestas tratamos de bajar, sin mucha visibilidad, hacia Pombie. Conforme bajamos y nos acercamos mejoran las condiciones. 



Todo lo que vimos del Midi en todo el día.


Nieva suavemente llegando a Pombie

15:45 Entramos al refugio y recuperamos algo de calor, comemos algo y nos preparamos para el último tramo de la travesía. 




 Pombie, siempre acogedor.


16:15 Abandonamos Pombie, y vamos al collado, al principio seguimos la diagonal del sendero estival, pasamos una primera ladera sin problemas, pero la segunda, algo más expuesta, no nos da buen rollo, y como no se ve con claridad, optamos por perder altura y cruzarla por debajo.






16:55 Llegamos al collado y aunque al principio tenemos buena visibilidad y vemos el Portalet, en el descenso, la niebla nos la volverá a jugar, y la falta de visibilidad nos impedirá disfrutar de un buen descenso hasta la carretera. Al no distinguir el relieve, cuesta dar los giros con seguridad, una pena, porque la nieve esta muy buena.



Vemos el Portalet, 

En el collado de Pombie


Buena nieve pero sin buena visibilidad

17:30 En el descenso hacia la carretera nos cruzamos con un grupo que van a dormir a Pombie, con idea de dar la vuelta al día siguiente. Algunos de ellos, con raquetas, sí que lo intentaron el domingo.

Tras cruzar el torrente, ponemos focas para remontar, pero resulta más rápido caminar por la carretera, y tranquilamente, subimos hasta la frontera, donde nos espera el coche.

Remontando hacia el coche en el Portalet, 

18:00 Alcanzamos el coche contentos, y sorprendidos de haber podido dar la vuelta. 



Bonita y exigente jornada, donde hicimos más de lo esperado (y quizás de lo prudente...). En total 9 horas bajo la niebla y el frío, por buena nieve. Una pena la falta de visibilidad. 




En total 21,5 km para algo más de 1500m de desnivel, apenas paramos 45' en total.

El track de David este recorrido a la inversa.

El video resumen de la Jornada






Las Crónicas de mis compañeros de jornada, que ellos han sido más rápidos que yo en hacer la piada.




* Sara Montanesa - Montañas de ayer y de hoy - Formigal: Vuelta al Midi d' Ossau con esquís.

jueves, 12 de marzo de 2015

Intento Vuelta Vignemale con Esquís desde Bujaruelo

8-9 de Marzo de 2015


Vuelta Vignemale con Esquís: Se quedó en intento por las "raras" condiciones.


Con un tiempo excelente por el Pirineo, y aparentes buenas condiciones, me junto con Beto con idea de hacer algo "ambicioso". Nos planteamos una travesía con esquís y noche en refugio. La idea original es dar la Vuelta al Palas, entrando por el Calliou de Soques. Ninguno hemos pasado el collado de la Lie y queremos hacer en noche en Larribet (un refugio muy acogedor en invierno, en el que ya dormimos cuando hicimos la vuelta al Balaitous, hace ya unos cuantos años).

Pero no contábamos con el colapso de Formigal y la retención en la carretera. Salimos algo tarde, y a las 8:10 estamos atrapados en la caravana desde Biescas, subimos unos kilómetros en retención, pero nuestra paciencia se agota, desistimos de estar una hora o más para cruzar el Portalet, e improvisamos un cambio de planes algo precipitado.

Como también habíamos valorado dar la vuelta al Vignemale, sin meditarlo lo suficiente, fruto del calentón de la caravana, damos volantazo, media vuelta y para Bujaruelo.


Vignemale, uno de los rincones más bellos de Pirineos.


Llegamos a Bujaruelo, donde apenas estamos tres coches, tranquilidad garantizada. La pista tiene algún trozo más cementada, y salvo algo de barro no hay problema (restos testimoniales de nieve).

Nos lo tomamos con calma y tratamos de hacer una mochila ligera y compacta.

10:10 Salimos porteando esquís desde el coche, ya que pensábamos que la nieve estaría alta, pero para nuestra sorpresa, había nieve al poco de empezar. Todavía dura, nos resistimos a progresar esquiando sabedores de que más adelante no habrá nieve...




Salimos porteando desde Bujaruelo. Foto by Beto.

. Beto, el rey de la mochila compacta..

Tramos con nieve y otros pelados, no sabemos cómo acertar....


A partir de la avalancha nos calzamos.






Nos encontramos unas condiciones "raras". Nieve casi desde el principio, pero con tramos largos sin nieve, ante una situación así uno no sabe cómo acertar. A tramos nos hundimos en la nieve, y dan ganas de calzarse los esquís, pero es que hay que descalzarse cada dos por tres. Pasada la cascada de la pista por la que ha caído una avalancha, nos calzamos y alcanzamos foqueando el primer refugio (1h20'). Sorteamos los bojes y remontamos con esquís, pero algo testimonial, de nuevo hay descalzarse y así "n" veces (y "n" tendió hacia  ) 



Valle de Ordiso casi pelado.



Llegando al Refugio de Ordiso. Foto by Beto.



El caso es que, en esta ocasión, llegar al segundo refugio, (3h05') al pie del circo de la Moskowa., nos costó más que hace dos años cuando dimos la vuelta completa en abril de 2013. El hecho de quitar y poner esquis, a ratos en la mano, a ratos en la mochila, nos retrasó mas de lo debido. Ya empezamos a intuir que la jornada iba a ser larga. En aquella ocasión tuvimos 2h45 de porteo, este finde fueron 3h llegar al refugio.


El valle del Ara y la Moskowa al fondo.

El "festival" del quita/pon .... 











Llegando al Refugio de Cerbillona


Pasado el refugio, tras un torrente en el que paramos a coger agua, por fin, se acabaron las transiciones, y a partir de este punto ya fuimos todo el rato con esquís, pero ojo, que sobre cota 2000, había grandes zonas sin nada de nieve...


Calor y nieve muy lenta por el fondo del valle del Ara

Empezamos a sufrir el calor casi bochornoso, no corre el aire, y el buen día que hace, nos hace sudar de lo lindo. Además, la nieve no está lenta, es peor que eso...


Optamos por subir por la margen fluvial derecha del valle del Ara, pasando así junto a la conexión de Batanes, Letrero e incluso Aratille. (cerca de este último collado para evitar una zona sin nieve). Una ligera brisa de aire nos ha sacado del horno, y nos deja foquear agusto. Bajamos (que no deslizamos) al fondo del valle y emprendemos la subida al Puerto de los Mulos.



Deslizando havia abajo hacia el Puerto de los Mulos
 Yo recordaba esta subida como algo corto y llevadero, pero en el rincón, no corre el aire, no hay huella y tenemos una nieve polvo húmeda que no tardará en agotar nuestra paciencia y nuestras fuerzas. Zuecos en toda la suela del esquí (incluso Beto que estrena focas nuevas). 

Zuecos horribles....


La subida abriendo huella nos reventó, al inicio manteníamos la intención de llegar hasta Bayselance, pero en el collado, ya habíamos decidido que sólo con la idea de pensar que en la subida a la Horquette se nos volvieran a formar zuecos...   Tuvimos que parar a limpiar las suelas y dar cera y aún así...



La subida abriendo huella nos reventó


Neveras y Gran Aratille desde el Puerto



16:10 En el Puerto de los Mulos, tras 6h de marcha, unos 15km y 1400m de desnivel, vemos como el sol empieza a subir rápidamente  hacia la Hourquette de Ossue, bebemos y descansamos un poco. Y aunque vemos que dos esquiadores suben abriendo huella hacia Bayselance, no les seguiremos esta tarde.



Merecido descanso en el Puerto de los Mulos. 


Quitamos pieles y las dejamos secar al sol. Nos preparamos para un corto descenso de 450m. La nieve será cambiante. Encontraremos de todo, polvillo, dura, costra, dura ondulada por la lluvia,... una nieve en general exigente físicamente, que salvo en algún tramo que nos deja disfrutar, es más un trámite que un placer.



Encontramos una nieve en general exigente físicamente


Dura, polvo, costra, lenta, ....exigente



17:00 Tras casi 7 horas (incluyendo paradas) alcanzamos el Refugio de Oulettes de Gaube, pensábamos que estaría guardado (este año abrirán en abril), pero nos llevamos doble sorpresa, primero que no hay nadie, y segundo, que entrar nos va a costar un rato. Un enorme ventisquero, junto a la nieve caída del tejado, bloquea la entrada, apenas un tubo nos permite pasar hacia la puerta. Nos tocará palear un rato, con la espalda encogida para poder abrir la parte superior de la puerta. Todo un "regalo" de bienvenida.






Tras palear un rato, logramos abrir la puerta.

Solucionado el tema de la entrada, y visto que la zona abierta invernal tiene una mesa en la entrada y una acogedora habitación con colchones y mantas, salimos a disfrutar de las vistas de este precioso rincón pirenaico. La imagen de la cara norte del Vignemale compensa con creces el esfuerzo de llegar hasta aquí, además, estamos sólos, (igual que en Formigal).



La imagen de la cara norte del Vignemale  es poderosa.



Entrada al Gaube. 
Zoom parte superior 

El sol sube rápido, y a la sombra, parados, tampoco sobra la ropa, asi que nos recogemos para dentro, a cenar, ya que apenas hemos comido durante el día. Por suerte, podemos coger agua cerca del refugio. Nos metemos en el saco a descansar, leer, escuchar música y recuperarnos en definitiva, y lo más difícil, decidir que haremos al día siguiente.










20:30 Cuando ya estábamos casi adormilados, de noche, nos sorprende la llegada de dos montañeros vascos, han subido desde Pont de Espagne a pie. Al día siguiente harán la ruta de los Seracs al Petit Vignemale.

En el comedor del refugio tenemos 0ºC, pero en la habitación, con el saco y una manta, se esta genial. Noche reparadora y más de 10 horas tumbados...


DOMINGO 9 DE ABRIL


A las 7:30, los vascos parten para los Seracs. Nosotros desayunamos con calma. Ya hemos decidido que volveremos por donde vinimos.



Dar la vuelta hacia Ossue y Bernatuara, es largo, y no sabemos si habrá caído la avalancha al final del glaciar, y no queremos sufrir un calor horrendo con zuecos en la subida por el valle de la Canau hacia Bernatuara. Valoramos seriamente bajar por la Moskowa, pero repasando las fotos de ayer, aún lo vemos cargado, y tendríamos que haber madrugado mucho. La Canal de Cerbillona tenía dos resaltes rocosos que tampoco invitaban a bajar por allí.  Lo más sensato, es volver por el valle del Ara, después de todo, ninguno de los dos lo hemos bajado esquiando...





Desayunamos bien y con calma. 

Los vascos ya han superado los Seracs y comienza a girar hacia la izquierda. 

9:30 Arrancamos la jornada tras mil y una fotos a la cara norte, y a los vascos que han superado con éxito la ruta de los Seracs en menos de tres horas. Imaginamos que habrá buenas condiciones.
Arrancamos la jornada.

De subida, optamos por cambiar, y en lugar de pasar por el Puerto de los Mulos, nos vamos a por el Col de Oulettes. La subida es más larga, pero algo menos tiesa para un desnivel muy similar.











En el tramo final, llegando al collado, sobre nieve dura, decido poner cuchillas, y nada más empezar, parto la pieza de soporte de las cuchillas (sniff!!! es la 3ª vez).


Llegando al collado, me pongo y rompo la pieza de soporte de las cuchillas. Foto By Beto. 

Finalmente decido pasar con crampones, y sin problemas. Tras una hora desde el Refugio, iniciamos el descenso. Se ve una bajada más inclinada por esta vertiente, sobre nieve dura y ondulada por las canales de lluvia. No es una gran bajada, pero disfrutamos más de lo que pensábamos. 


Iniciamos el  descenso


Nieves cambiantes

Nieve dura, primavera, ondulada, .... un festival.


Por ese collado bajamos, foto del día anterior. 
Se aprecian las grandes "calvas" sin nieve al otro lado del río. (por donde subimos el día anterior, sin llegar a descalzar)


El resto del día será similar. Bajamos esquiando más y mejor de lo que esperábamos, no fue una triunfada de descenso, pero cuando las expectativas son bajas, salta la sorpresa positiva.

Canal de Cerbillona, con dos resaltes rocosos y nieve dura aparentemente.

Esta vez bajamos por la margen izquierda, al principio por el propio cauce cubierto de nieve. Tenemos que vadear sin esquís algún tramo, pero... es el precio de este valle.

Llegando a la cascada, debajo de la confluencia con el barranco de Batanes, optamos por la izquierda de nuevo, pero nos hubiera salido casi mejor ir por la derecha. Por allí nos tocó descalzarnos otra vez.

Así, mas rápido y mejor de lo que imaginamos, llegamos al refugio de Cerbillona al pie de la Moskowa, parada y almuerzo. La jornada ha salido más fría que el sábado, y la nieve corre mejor, o al menos, corre....


A partir del refugio, empieza el festival de transiciones, quita, pon, incluso pusimos pieles un corto tramo, y así, a ratos andando, a ratos esquiando, a ratos tablas en la mano, a ratos deslizando con esquís, llegamos hasta Bujaruelo.


festival de transiciones, quita, pon, ....

Tramo "cabrón" de hundirse bien ....

Apurando en el descenso...

Uno de tantos vadeos sin descalzar....


Un video resumen de la jornada...







Al final contentos, no ha sido un salida de las "memorables", pero recorrer el valle del Ara en su integridad, siempre es algo interesante. 



Pico de Otal por la vertiente de Santa Elena, largo tramo de porteo....


En Bujaruelo poca gente, coincidimos con unos catalanes que habían hecho Tendeñera con esquís, y nos contaron que el descenso por las canales de lluvia, nada atractivo...

En la cara sur, hay nieve muy mal repartida, hay mucha menos nieve de lo que cabría esperar, y se alternan calvas con acumulaciones y ventisqueros.

Habrá que insistir hacia Francia...