miércoles, 18 de enero de 2017

Roques Trencades con esquís y mucho viento

8 de Enero de 2017


Roques Trencades por Ardonés.


Aunque la ausencia de nieve no invita a sacar los esquís, con mis fijaciones ya reparadas y con muchas ganas de estrenar las botas nuevas Atomic Backland Carbon que me trajeron los "Reyes", Nacho Sancho y yo nos dejamos engañar mutuamente y nos vamos a "esquiar".  La idea es hacer algo suave, corto y agradecido, disfrutando a poder ser... nada más lejos de la realidad.

Después de hablar con Mur que había estado dos días antes, apostamos por uno de los pocos sitios para salir esquiando desde el coche sin portear, y así fue, pero no contabamos con un invitado no deseado, el viento, que nos azotó sobre manera, a ratos fue horrible.

Palizón de coche en el día desde Zaragoza. Subimos por Cerler hacia el Ampriú, y unos kilómetros antes cogemos a mano izquierda el desvío de una pista de tierra que circula por debajo del bosque. Avanzamos dos kilómetros, al final hay algún tramo de hielo delicado, pero pasamos bien con las ruedas de nieve, y al girar la curva, cambia la orientación y aparece la nieve con continuidad. Estacionamos y arrancamos foqueando desde el coche, esto pinta bien...



10:40 Salimos pista adelante, al poco, dos grandes árboles caídos cortan el paso pero se sortean bien. Seguimos y antes de cruzar el barranco de Obago, dudamos, para ir al Roques Trencades que es nuestro objetivo lo corto es subir por Estiba Freda, pero como vemos calvas... nos da pereza y cogemos la senda que sube hacia Castanesa

Remontamos sobre nieve dura pero que no exige cuchillas, salimos del barranco y nos subimos al valle colgado de Ballverdera. 



Salimos foqueando del coche. El hielo da paso a nieve tras el giro de la pista.

La orientación manda. Al sur no hay ni un pelo de nieve...

Obstáculos por la pista



Nacho sale al sol y la valle colgado de Castanesa

12:15 Allí por fín nos da el sol y paramos a comer algo. Vemos que quizás es posible enlazar por debajo con la ruta al Roques Trencades, craso error, más nos valía haber subido directos al Castanesa....


Lo mejor hubiera sido remontar por Ballverdera hacia la cumbre.

Pero se nos ocurre trazar una ilógica diagonal



12:30 Trazamos una diagonal muy incómoda a la sombra, por nieve a tramos helada y otros costra profunda de abrir huella, tramo frío. Por fin ganamos el sol, y la cosa mejora, sorteamos cómodamente una zona de piedras y alcanzamos el collado de Castanesa, allí vemos una huella que ha subido tiesa y al final a pie, pero nos seduce mas otra huella más en la vertical de la cumbre. 

14:30 Al final, tendremos que poner finalmente crampones para librar el tramo más tieso, hace frío y el sol no ha podido reblandecer la nieve. 


 

La diagonal no resulta cómoda y nos lleva más tiempo del pensado.


Por fin al sol, que lo agradecemos...

Sorteamos un tramo de rocas y cavidades?



Pasamos una roca característica poco antes de alcanzar el collado.

Evitaremos la huella de esquí y subiremos con crampones casi en la vertical de la cumbre.

Vamos aludes de fondo, que hoy estarán ocultos...


Ponemos crampones los últimos metros.

Nacho llegando con el pico de Castanesa al fondo.




15:00  En cuanto ganamos la cumbre vemos cómo las está gastando el día, ya habíamos visto que el viento del Puerto traía nubes y viento, pero no pensábamos que ni tan gélido ni tan fuerte. Apenas estamos en la cima, lo justo para plegar las focas y calzarnos.


Cumbre en Roques Trencades

Viento con cristales, no merece la pena parar... hay que huir.


15:30 El descenso fue un trámite prácticamente en su totalidad, nieve dura sin transformar, a tramos costra, vamos... de todo menos placer. En la diagonal por debajo del Estiba Freda, los cristales de nieve nos golpean la cara, una cosa horrible. Vamos todo lo rápido que el viento nos deja y nos dirigimos por encima del Ubago hacia el Barranco de Ardonés, por donde una vez enfilamos estamos por fin a salvo del viento.

Al final, como ha hecho menos frío la nieve no está tan dura y algo deja hacer..

16:15 A escasos dos minutos del refugio de Ardonés se nos acaba la nieve y nos tenemos que descalzar. En el refugio paramos a descansar y comemos por fin algo, y tras portear escasos 5 minutos, llegamos al puente de la pista, donde de nuevo nos calzamos esquís para llegar hasta el coche. (17:15)

Nieve o muy dura o raras, superviviencia...
El recorrido realizado.

Pasamos unos ratos malos por los cristales de nieve que nos azotan la cara...


La foto evoca el aire que nos castigaba..

Descenso de trámite...

Las huella heladas molestan


Refugio de Ardonés, por fin un respiro.








Ha sido una jornada dura, con una vuelta algo "rara", hubiera sido mejor hacer la circular completa, (siempre que no haya aire), pero bueno, hemos conocido la zona y estirado las piernas. 


lunes, 16 de enero de 2017

Anochecer desde el Salto de Roldán sobre la niebla

30 de Diciembre de 2016


Anochecer desde el Salto de Roldán por encima de la niebla.


Tras la grata experiencia de unos días atrás en Gratal, repetimos jornada pero en un enclave distinto, la Peña de San Miguel en el Salto de Roldán.


Repetimos atardecer, pero esta vez desde la Peña de San Miguel en el Salto de Roldán.


La idea era darnos un paseo previo y conectar las dos peñas, pero el río nos lo impidió. Salimos del Parking de la Peña de San Miguel, bajamos por la senda que ya conocíamos de hace unos meses cuando vinimos a recorrer el desfiladero que recorre el río Flumen entre las peñas del Salto de Roldán, el famoso barranco de las Palomeras del Flumen. 

Cuando llegamos al cauce, observamos que han puesto unas bonitas indicaciones en madera, pero el paso para cruzar a la otra orilla está imposible por lo crecido que baja el río, y aunque seguimos "jabalineando" remontando el cauce en busca de algún paso alternativo, no vemos ninguna opción, y como la temperatura ambiente no invita a descalzarse y arriesgarse a un posible remojón... Nada, ya volveremos otro día.. Es una pena que no haya un paso acondicionado mínimamente, a pesar del dinero que se gastaron en acondicionar otros tramos por ejemplo en Vadiello...

Retornamos con calma hasta el coche y subimos a la Peña de San Miguel, por las grapas y sirgas bien equipadas, incluso con escalera, y disfrutamos del atardecer y anochecer, en una fría pero entretenida jornada, donde la ausencia de nubes altas restó belleza, pero el avance de la niebla compensó como se puede ver en el vídeo.




Queremos conectar la Peña de San Miguel y la Peña de Amán en el Salto de Roldán.


Peña de Amán y el Fraile.


Bajada directa al río Flumen.


Nuevo cartel indicando a la Peña de Amán.


El camino está helado a tramos por la escarcha y sus rehielos...




El paso clave está impracticable por la crecida...


No vemos paso alternativo y no hay ganas de mojarse...




Volvemos y vamos a la Peña de San Miguel




Dos sencillos pasos equipados con grapas y sirga.


La Peña de San Miguel esta concurrida hoy, no seremos los únicos..




La Peña de Amán y al fondo el pico Matapaños desde la Peña de San Miguel.





Carpe diem...


La niebla envuelve el altiplano...


Vemos avanzar la niebla por el embalse de Montearagón, Flumen arriba.


Sabayés se resiste a ser envuelto por la niebla.. pero le llegará su turno más tarde.




Sabayés es engullido por la niebla.


La niebla avanza por el río Flumen, muy chulo en el vídeo.

La luna y el Moncayo

Huesca y Sabayés bajo la niebla.




Bajamos bien entrada la noche.




Nuestra sombra proyectada...