lunes, 7 de agosto de 2017

Inquieto vivac en Robiñera por Chisagüés

Martes 1 de Agosto de 2017


Inquieto Vivac en Robiñera (3005m.)

Tras varios día esperando en casa para salir al monte, la meteo sigue incierta y tormentosa, se me agota el tiempo y decido salir a pesar de todo con cierta incertidumbre a probar fortuna con otro vivac. Hasta el último momento no tengo nada claro si subir o no, subida exprés para llegar al atardecer, y luego la noche no fue "agradable". La experiencia final no fue mala, pero pudo salir mejor, y habrá que volver en otra ocasión porque la cima lo merece.

 
Atardecer desde la cumbre de Robiñera. Vignemale la "chimenea"


Después de mirar mil y un pronósticos, me acojo a las predicciones que me interesan, y confiado en los muy útiles y precisos modelos numéricos (Esta vez miro Harmonie, Antes miraba los Hirlam 0,005º, pero parece que Aemet ha dejado de ofrecerlos,  salgo sólo de Zaragoza después de comer, y con poco tiempo para improvisar, mi apuesta es Robiñera, un tresmil sencillo al que he subido tres veces pero al que hace mucho tiempo que no subo. Busco la ruta más corta, subiendo desde Chisagüés por el Valle del Rio Real hasta la curva de Pietramula. En mi subida me cruzo con las máquinas que justo han terminado de arreglar la pista hasta arriba. Ahora mismo se puede subir en un turismo sin problemas.



De camino por el Sobrarbe, voy viendo el cielo que no es nada alentador, siguen las nubes de evolución cubriendo todas las cimas e incluso por algún sitio se ve de tormenta... llego a Parzán y estoy a punto de abortar el vivac, pero al final me animo a seguir y decidir arriba al final de la pista. Mi perseverancia tiene premio y cuando termino la pista empieza a abrirse el cielo, así que me preparo rápidamente y empiezo a subir.

19:15 Es tarde, pero voy a intentar llegar a tiempo a la cumbre para llegar al atardecer. Por delante unos 1100m. de desnivel, pero hay buen sendero, casi hasta arriba. 
Empiezo a ritmo ligero, agradeciendo la sombra y el fresco, hay una temperatura muy agradable y subo rápido. Se me hace muy corto llegar al desvío hacia el collado de las Puertas, (este invierno subiendo al Chinipro con esquís nos costó más). 


 
Desde la pista el cielo no invita a dormir en una cumbre.


Cuando arranco a subir el cielo se ha quedado mucho mejor

Afronto la pala final completamente despejada. La senda sigue casi el sol/sombra.

Collado de las Puertas


20:00 Abandono la senda que va a los Ibones de la Munia, y me encamino al Robiñera tras la pequeña bajada y subida. Por delante toda la pirámide petrea, pero que se sube mejor de lo que parece. Al principio por una canal marcada, y luego ya por senda, que sin mucho rodeo se dirige directa a la cima. Hay algún tramo tieso y no muy cómodo, pero son más los de buen sendero, eso sí, la subida no tiene descanso. Cuando en un momento me asomo al borde de la arista, el viento frío que azota casi me resulta agradable. Apreto el paso porque voy justo de hora, a las 21:00 estoy en la antecima, ya veo que voy a disfrutar de un bonito atardecer por las nubes que aún quedan por las cumbres.

Al Este se ve despejado

Al sur alguna nube pero nada preocupante.

Apreto el paso y tiro para arriba.

El canchal es más cómodo de lo que parece, pero no es un regalo.

Alcanzo la arista y sopla viento fresco

Ibones de La Munia



21:10 Tras recorrer la breve y sencilla arista hasta la cumbre principal, rápidamente me abrigo (he sudado poco, pero por la arista soplaba un viento fresco que me seca y enfría rápido). Empiezo a fotografiar un bonito atardecer, en cuanto se pone el sol, me pongo a hacer un par de timelapse con la Go Pro y con la Panasonic, mientras me siento a cenar y disfruto del momento. Después voy cerrando con piedras la corraleta para dormir. Hoy va a ser muy necesaria... 


Es curioso (ver el vídeo 1´20") como el Vignemale parece una chimenea que no para de hacer nubes. El macizo de MontePerdido no termina por despejarse, y al final no podré ver su cima en ningún momento.

Disfrutando del atardecer mientras ceno.



Hacia la antecima Sur.







Cuando se desvanece el sol empieza el festival de nubes húmedas...

A ratos está despejado, pero sólo breves instantes, casi toda la noche estuve entre nubes.


En este breve vídeo del vivac en Robiñera de 2'50" se puede ver el baile de nubes...


El cielo se ve estrellado por arriba, incluso diviso luces de pueblos del Sobrarbe, pero pronto empieza un festival de nubes que no parará en toda la noche, haciendo que el cielo de abra y cierre infinidad de veces. Lo malo, que con las nubes, que muchas pasan muy bajas, la humedad se incrementa hasta el 99%, por lo que pronto la cubierta del saco está húmeda (Hoy vendría bien la funda de vivac, pero como siempre por ahorrar peso, la he dejado en casa.)

Se me ocurre poner la manta térmica, pero no será una buena solución, primero porque el viento la menea sin parar con el siguiente molesto ruido, la sujeté con piedras en torno a la esterilla, las piedras pequeñas las levantaba, y cuando puse piedras más grandes terminó por desgarrar la manta y hacerla trizas. Además, la humedad pasaba por los huecos de la manta, y se empapaba igual. A la una de la madrugada, tras haber dormido la verdad no mucho rato, recojo los trozos de la manta y los guardo en la mochila, lo que resulta hasta más efectivo, porque el viento se incrementa, y seca la tela del saco, (como es un poco impermeable no llegan a humedecerse las plumas y no paso nada de frío, lo cierto es que no bajó de los 7ºC)

Estoy confiado en que no va a llover, pero siempre hay un poco de inquietud, sumado al viento, hace que no descanse como esperaba, y duermo poco, de las veces que menos en una cumbre.

A las seis de la mañana el fohën sigue en la cumbre de Robiñera humedeciendo el ambiente

No llueve, pero no paran de pasar nubes

La Munia no está tentadora esta mañana...

Desde las 6 estoy despierto viendo pasar nubes a toda velocidad. El amanecer esta velado por las nubes, y por Monte Perdido siguen las nubes agarradas. Aunque tenía intención de subir a La Munia, el día se pone feote, y aunque la predicción no habla de lluvias, y luego de hecho el día mejorará, tomo la decisión de bajar tranquilamente hacia el coche.





Apenas veo amanecer por culpa de las nubes


Mientras desayuno sigue el viento trayendo y llevando nubes.

El Perdido sigue sin despejarse.


En la bajada me cruzo con un padre y tres hijos bien jóvenes, el pequeño no llega a 10 años seguro. Nos caen una gotas puntuales, pero nada preocupante. Yo sigo a la marcheta curzándome con muchos turistas más abajo. 
 


Hacia el valle de Barrosa.


Con este panorama emprendo el descenso.


Pero conforme voy bajando va mejorando el día.


Las "quitameriendas" empiezan a anunciar que acorta el día...





He quedado con el "abuelo" a comer, así que me sobra tiempo, y pienso en hacercarme  a la fuente de Fornos desde Badaín, pero cuando paro, hace tanto calor que me da pereza, y me siento a la sombra (que no fresca, porque hace calor) a leer un poco. Comemos en Ainsa con Jesús "Lince", y atontado del calor y de haber dormido poco, decido recogerme y finalmente no les acompaño.

Para casa con sabor agridulce, buen mirador para dormir la cumbre de Robiñera, con ascensión corta y relativamente cómoda, pero que la meteo condicionó el disfrute.